Buscar
  • Diego Echavarria

Importancia de la salud ocupacional en las organizaciones


Está dicho, claro y de manera reiterada en todos los ámbitos empresariales, que el principal recurso con que cuenta una empresa es el capital humano. Teniendo en cuenta la importancia que representan las personas para las empresas, es primordial fijar un control claro en los riesgos que atentan contra la salud de los trabajadores y contra sus recursos materiales y financieros. Ninguna empresa desearía accidentes de trabajo y enfermedades profesionales para sus empleados, pues estas afectan directa y negativamente el flujo normal de la empresa y por lo tanto ponen en riesgo su solidez. Así mismo, para los trabajadores los riesgos pueden terminar convertidos en implicaciones familiares y sociales. Por todos estos motivos, las gerencias y administraciones de recursos humanos deben buscar y asumir buenas prácticas de salud ocupacional que le garanticen a las compañías un mantenimiento y mejoramiento de los niveles de eficiencia en sus operaciones, brindando a los trabajadores un espacio laboral seguro. Haciendo referencia al tema, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece y dispone acuerdos relacionados con el Sistema de Riesgos Profesionales y que hacen referencia directa a los programas de salud ocupacional, los cuales buscan el beneficio individual y colectivo de los trabajadores en sus correspondientes ocupaciones. ¿Qué evalúa la salud ocupacional? Los aspectos generales que evalúa, prevé, sostiene y mejora la salud ocupacional, como disciplina que busca el bienestar físico, mental y social, son: Salud: es un estado de bienestar físico, mental y social. No solo en la ausencia de enfermedad, sino también en una fase de prevención. Trabajo: se considera trabajo todas las actividades que son realizadas por seres humanos con el fin de mejorar su calidad de vida. Ambiente de trabajo: es un conjunto de condiciones que rodean a los empleados de forma directa o indirecta. Este ambiente puede influir en el estado de salud físico y mental de sus trabajadores y en el correcto desempeño de sus labores. Riesgo: se consideran como riesgos los accidentes de trabajo; sin embargo, existen ciertas profesiones que pueden correr con otra clase de riesgos para la salud, tal es el caso de los médicos, cirujanos y bacteriólogos, por su contacto con bacterias, virus o sustancias tóxicas. Factor de riesgo: se entiende por factor de riesgo todo elemento, fenómeno o acción humana que puede llegar a provocar un daño en la salud de los trabajadores, en los equipos o en las instalaciones. Son ejemplos concretos de factores de riesgo: el esfuerzo físico, el ruido y la monotonía. Incidente: hace referencia a un acontecimiento no deseado que puede desembocar en lesiones personales o daños en las instalaciones. Los trabajadores deben estar preparados para enfrentarse a esta clase de problemas. Accidente: por ejemplo, una persona que se resbala o tropieza con algo. Accidente de trabajo: todo aquel que se presenta en el entorno laboral (sea el espacio fijo o en el cumplimiento externo de las funciones de un empleado) y que produce al trabajador daños graves en la salud, por ejemplo lesiones orgánicas, perturbaciones funcionales, invalidez o muerte. Es importante tener en cuenta que no se consideran accidentes de trabajo aquellos sufridos durante vacaciones, permisos no remunerados o actividades deportivas, recreativas y culturales que no sean preparadas por la empresa. Enfermedad profesional: daño en la salud que se adquiere por la exposición a uno o varios factores de riesgo presentes en el entorno laboral. Para tener en cuenta Según cifras reveladas por la OIT, las muertes relacionadas con el trabajo ascienden cada año a más de dos millones de personas en el mundo. Situación que se hace preocupante puesto que el número excede al promedio anual de 999.000 personas fallecidas en accidentes de tránsito, 502.000 en guerras y 563.000 por violencia. También se destaca que cada año se producen en el mundo unos 270.000.000 accidentes relacionados con la falta de seguridad laboral, equivaliendo estos a 740.000 accidentes diarios, 513 accidentes por minuto y nueve accidentes por segundo. Adicionalmente, el ente para el trabajo internacional expone que el costo de la accidentabilidad laboral para la economía mundial es del cuatro por ciento del PIB. En el caso colombiano, dice Suratep, la accidentabilidad laboral podría ubicarse en un rango superior al 4.5 por ciento. Lo cual, si se toma en cuenta el costo de la accidentabilidad en el país, podría representar gastos superiores al 4.5 por ciento del PIB. Nuestro país se encuentra en los niveles medios de accidentabilidad laboral, lo que equivale aproximadamente a un siete por ciento. Recomendaciones Ante todo, a la hora de hablar de salud ocupacional en una empresa, es importante asesorarse de un experto en la materia. Un poco de ayuda puede terminar por evitarle un gran problema. Adicionalmente, tanto en la Organización Internacional del Trabajo como en la legislación colombiana existen normas, acuerdos y decretos que estimulan y llaman a las empresas a hacer uso perentorio de las obligaciones que se tienen con respecto al tema de la salud ocupacional. Por tal motivo, recomendamos la lectura del Decreto 1295 del 22 de junio de 1994, mediante el cual el Gobierno Nacional determina la organización y administración del Sistema General de Riesgos Profesionales.

Fuente: http://www.culturaemedellin.gov.co/

#saludocupacional #gerenciadelrecursohumano #administracióndeempresas

0 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Google + - círculo blanco

Oficina principal Grupo Echavarría Rúa

NUEVA DIRECCIÓN:

CALLE 85 B # 48-13 - Itagüí - Antioquia

diegoaechavarria@gmail.com

 

(+57) 310 838 63 43

(+57) 305 805 36 16

 (+57) 313 628 99 45 

© 2020 Powered by Grupo Echavarría Rúa